Tag Archives: Hermanos Lumière

Piedra y cielo

El autor analiza la videoinstalación de Víctor Erice en Bilbao, donde se captura la incidencia de la luz en las obras de Luis Vallet y Jorge Oteiza que componen el Memorial Aita Donostia y se consigue que el espectador recupere la experiencia primitiva de ver cine, aunque sea en un contexto museístico.

Los orígenes del cine: un nuevo morbo espectacular

Este montaje audiovisual plantea una relectura de los orígenes del cine en Francia. A partir de filmes de Lumière, Méliès, Zecca o Guy, e introduciendo fragmentos de ‘Romance X’ de Catherine Breillat, se aborda el placer escopofílico que generaban las imágenes en los espectadores de esa época.

La atracción Lumière en ‘Fuerza mayor’

«Si (…) ciertas superproducciones contemporáneas (…) quieren mostrar antes que contar, asombrar antes que narrar, es fácil trazar vínculos entre los blockbusters de hoy y los filmes de la era primitiva», como hace el autor entre «Turist» y «Démoliton d’un mur».

El aficionado

El acto de filmar no solo ha vampirizado a espectadores, también a cineastas. El autor vuelve sobre las imágenes de «El aficionado» de Kieslowski a partir de su relación íntima con los orígenes del cine, «El fotógrafo del pánico» y «Arrebato».

Kotoko / Mouchette / Eraserhead

La maternidad y sus miedos se plasman a través de un montaje que une a los hermanos Lumière con Tsukamoto, Lynch y Bresson. A partir de este diálogo audiovisual, el autor aprovecha para reivindicar el valor científico del cine.

La tercera vía: E.J.Marey

La historiografía cinematográfica ha considerado, de forma consuetudinaria, que el origen del cine es bifronte: por un lado nos encontramos a los Lumière y por el otro a Méliès. Existe, sin embargo, una Tercera Vía, encarnada por el gesto loco de Marey. He aquí un montaje que esboza esa posibilidad.

El fantasma de Le Prince

Peregrinaje a Leeds del autor en busca de las huellas del que es uno de los padres desconocidos del cine. Misteriosamente desaparecido, su rastro es hoy tan difícil de seguir como el de sus escasas obras que aún perduran. Todo un enigma.