Archivo de la etiqueta: Mujer

Vértigo en el cine contemporáneo

Descubro, con cierta sorpresa, que el blog de Indiewire “Press Play” inició un concurso a partir de la queja de Kim Novak sobre el empleo de la música de Herrmann en The Artist y, a lo largo de varios meses, ha logrado reunir una serie de montajes en los que se usa la pieza Scene d’amour…

The Killing of a Chinese Bookie

No siempre amé este filme del mismo modo en que lo hago ahora. Al principio me perdía con algunas de sus partes, me aburría cuando la película tomaba desvíos y malgastaba tiempo vagabundeando por paredes y suelos que entraban y salían de foco. El amor llegó poco a poco cuando volví a verlo otra vez, y luego otra vez…

The Girlfriend Experience

La película se alimenta del actual clima de inestabilidad social y económica provocado por un capitalismo global desbocado; Chelsea, la protagonista de «The Girlfriend Expirience», una scort (prostituta de lujo), no es un personaje tan alejado como pueda inicialmente parecer del asesor financiero Eric Parker, que centra el interés de «Cosmópolis», la célebre novela de Delillo.

La pareja en el cine de Hong Sang-soo

Las variaciones Hong. El conjunto de su filmografía, como una aria que solo se conoce a través de la variaciones sobre la melodía. Películas de la misma familia, con genes recombinados. Cada una muestra una nueva cara de la ameba poliédrica de…

Chantal Akerman y Simone de Beauvoir

Tanto Chantal como Simone tratan de dejar de lado a la mujer relativa en su obra. La exponen y la combaten. No quieren caer en la inmanencia ni resignarse a una muerte múltiple y fragmentaria. Eso es lo que soluciona Jeanne inconscientemente al final.

Entre nosotros / Air Doll

El ceder, en muchas ocasiones, se convierte en perderse a uno mismo. Pero, ¿cuándo el «Nosotros» empieza a ahogar al «Yo» y cuándo el «Yo» requiere pasar sobre el «Nosotros»?

Villa Amalia

Una cuestión de estilo. De cómo el cineasta logra convertir en imágenes no solo una historia sino la cadencia de una prosa, su hálito vital, a la par que le confiere su sello personal. Un proceso de escritura a cuatro manos donde destaca Isabelle Huppert.

Two Lovers (2)

Leonard es un palimpsesto. Su aparente suicidio no acaba de eliminar esos lastres del pasado que le vinculan a su antiguo yo y a su antiguo espacio. Por mucho que se convierta a lo largo de la narración en un personaje en busca de su propio fondo, la deriva emocional de su vaivén romántico le llevará de nuevo a reencontrarse, a volver a esa identidad previa, interna, casi axiomática, de la que trataba de huir.

Two Lovers (1)

La Dama cautiva al enamorado en un rapto y también trance hipnótico, tal y como muestra la secuencia en el club nocturno, en que abolidas las distancias entre los cuerpos, por un momento, el enamorado cree acceder al Paraíso.