Declaraciones de J. P. Léaud, P. Llorca, M. Blanco y W. Dafoe

Material audiovisual de Las Palmas 2011

 

Jean-Pierre Léaud

El Festival de Cine de Las Palmas ha homenajeado en su 12ª edición a Jean-Pierre Léaud con una retrospectiva y la Lady Harimaguada de Honor. Léaud es sin duda uno de los actores clave del cine francés de la Nouvelle Vague y, por consiguiente, del cine moderno europeo y mundial. Desde su debut a los catorce años con Los 400 golpes (Les quatre cents coups, 1959) ha participado en los grandes filmes que han marcado el pulso de la cinematografía y la sociedad francesas, entre otros La chinoise (1967) o La maman et la putain (1973). En este tiempo además de convertirse en una especie de álter ego de Truffaut rodó con algunos de los directores más célebres de cada momento: Godard, Rivette, Eustache, Pasolini, Moullet, Rocha, Garrel, Assayas, etc. Recientemente ha protagonizado Visage (Tsai Ming-liang, 2009), filme de 138 minutos en que se homenajea su propio rostro y el de Fanny Ardant, en los respectivos papeles de actor desfigurado y productora en apuros, encarnando simultáneamente por una suerte de juego de espejos al Rey y a Salomé, protagonistas del filme en cuyo rodaje se hayan inmersos. El proceso de rodaje es aquí visto desde facetas diversas y representado con múltiples referencias cinematográficas, con voluntad de transgredir ciertos tabúes sexuales y también como forma de dar cabida a pequeñas intrigas en el argumento y gags cómicos, mediante planos largos y fijos con abundantes silencios, una estética-plástica de la imagen altamente refinada, un ritmo lento y contenido que privilegia en todo momento la fotografía, y un conjunto de performances transdisciplinares que remiten a campos como el videoarte o la ópera. El último título protagonizado por Léaud hasta la fecha es Le Havre (Aki Kaurismäki, 2010), filme de 103 minutos rodado en francés y estrenado en la presente edición del Festival de Cannes, en que Léaud retoma la colaboración con el director finlandés tras sus excéntricas apariciones en Contraté un asesino a sueldo (I Hired a Contract Killer, 1990) y La vida de bohemia (La vie de bohème, 1992), consolidando un tándem siempre sugerente.

 

 

Pablo Llorca

La película de Pablo Llorca es una puesta en escena inédita y muy detallada de la militancia comunista en las cárceles franquistas. En la parte final se ve además mediante una serie de saltos temporales cómo ese compromiso inquebrantable va quedando desfasado a medida que el entorno y el mundo cambian con una virulencia exponencial, otorgando a las luchas de las generaciones predecesoras un carácter ciertamente anacrónico debido a la dificultad cada vez mayor de aferrarse a ideologías de cualquier tipo y a un claro contraste entre “El mundo que fue y el que es”.

 

 

Mariano Blanco

La película de Mariano Blanco es el retrato de un grupo de jóvenes amigos unidos por el skate rodada con plena libertad y espontaneidad, presentada con una interesante y constante frustración de expectativas respecto a cualquier desenlace dramático, o sea con una exclusión premeditada de toda escena de sexo, violencia o de cualquier otro elemento de los que habitualmente se añaden a un filme bajo el pretexto de ganar en desarrollo y ritmo. El filme se centra así en una cuadrilla que pese a no aparecer nunca patinando seguro va a afirmar tras verse en pantalla: “Somos nosotros”.

 

 

Willem Dafoe

El 12º Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria ha concedido a Willem Dafoe la Lady Harimaguada de Honor 2011. Dafoe ha visitado dicho festival acompañado de su mujer, directora y escritora de su último filme, Giada Colagrande. En A Woman (2010), Dafoe retoma dicha colaboración para interpretar a un famoso novelista que despierta las más profundas pasiones y obsesiones de una joven. Capaz de escenificar lo más íntegro y lo más macabro, de reunir en una sola figura cine independiente y comercial, este célebre actor ha trabajado a lo largo de su carrera con directores de la talla de Oliver Stone, Martin Scorsese, Paul Schrader, David Cronenberg, Abel Ferrara, David Lynch, Theodoros Angelopoulos, Spike Lee, Lars von Trier, Werner Herzog, etc. Dejando de lado su reciente y celebrada interpretación del Duende Verde de Spider-Man (2002), sus aportaciones en Arde Mississippi (Mississippi Burning, 1988) y La última tentación de Cristo (The Last Temptation of Christ, 1988), o las dos nominaciones al Óscar por La sombra del vampiro(Shadow of the Vampire, 2000) y Platoon (1986), la mayoría de la gente le sigue recordando como el sargento Elías, tiroteado por la espalda mientras intenta huir de los vietnamitas, cayendo de rodillas para levantar brazos y mirada hacia el cielo justo antes de desplomarse.