Donosti 2011: China HD (High Dissolution)

(((PIEZA 1; (Sobre)impresiones chinas, Unknown Pleasures, Jia Zhang-ke, 2002)))

 

CRÍ(P)TICA

“Portrayal of the trauma and degeneration / The sorrows we suffered and never were free
Joy Division, “Decades”

 

Como el maestro taiwanés Hsiao-hsien hace con el apéndice chinesco, Zhang-ke radiografía el desencanto de la juventud china en tiempos de cambio, crisis, cigarrillos y otras c’s, por medio de planos secuencia, viajes de la realidad a/en la ficción y viceversa y la historia de dos amigos en paro que simbolizan las dos Chinas del “No Future“.

Triple C China: Comunismo y/o Capitalismo, siempre bajo Confucio y el hombre como retorcida madera. El Cigarro del Capital Chino: hiperhegeliano, ultrafukuyámico, del que los chinos se fuman la matrícula (donde reza: “CAM”), en un capitalismo desnudo, tardío y sin derechos humanos. Los deshechos humanos -estrellas extintas- viajan en motocicleta, road to nowhere… y compiten en los JJ.OO. Como Jia sabe bien, las nuevas construcciones se depositan y descansan sobre las ruinas de otras más antiguas.

O: China(s) va(n) como una moto… hasta que se apague la máquina, o se quede sin madera.

 

COMENTARIOS DE VANGUARDIA

«Impactos olímpicos: democracia o nacionalismo.

La exaltación del sentimiento nacionalista podría derivar en una China menos pacífica y que guíe su política exterior por derroteros más irracionales e inflexibles.

El “hallazgo” del nacionalismo ha coincidido con el auge del pragmatismo como idea y mentalidad dominante tanto en el Gobierno como en el pueblo chino. Desde tal perspectiva, el pueblo se hallaba en disposición de enriquecerse y, los dirigentes, de fomentar vías para acceder al poder y la riqueza. El pragmatismo, que es por definición un comportamiento no regido por valores ni principios firmes, se expresó gráficamente mediante la “teoría del gato” de Deng: es decir, “un gato, sea blanco o negro, es bueno mientras cace ratones”.

Todos quienes han querido gobernar China han debido impulsar y poner en práctica un programa de salvación nacional. Casi todos los destacados dirigentes chinos desde principios del siglo XX, desde Sun Yatsen y Chiang Kai Chek hasta Mao, Deng, Jiang Zemin y Hu Jintao, han compartido un hondo sentimiento de amargura por las humillaciones infligidas a China, decididos a restituir a China al lugar que le corresponde en el concierto de naciones-Estado.

El pueblo chino desconfía de que, incluso si el régimen evoluciona hacia la democracia, Estados Unidos se resigne a ver a China como un país más rico y fuerte (…)».

 

(((PIEZA 2 – The Wu´s Lemma // Fuck Cinema, Wu Wenguang)))

 

CRÍ(P)TICA

Wu Wenguang: Primer Pilar de la “catedral sin Dios” (Berenice Reynaud) que configura la Otra China del cine del dragón (el así llamado NCD), junto con Jia Zhang-ke y Wang Bing. Cineasta “páter” de la Sexta Generación, Wu sigue a Astruc: “Llevaba conmigo la cámara DV como si fuese un bolígrafo.” La revolución tecnológica provoca asimismo revoluciones sociales, nuevas formas de expresión: o solo eso, formas de expresión. En Fuck Cinema, Wu, que abandonó el cine para enseñar a los campesinos a filmar con HD, compone un encendido panfleto a favor del cine independiente (o, como diría Jia, “el retorno amateur”), la libertad individual y el idealismo. Un llamamiento a la manifestación: Fuck Cinema (!) sigue los pasos de Wang Zhutian (“El que mata a Dios”), un campesino en Beijing con un sueño exultante y un guión autobiográfico entre manos: ser un extra y luego ser una estrella. En el camino (similar peregrinaje ciego al del mítico personaje del film de Kazuo Hara: The Emperor´s Naked Army Marches On) veremos el contracampo de la industria cinematográfica (china): el éxito de los mediocres, la censura insalvable (“El problema es que refleja demasiado la realidad social”, le dirá un joven director a Wang), la trata de blancas. A Wu no le veremos: ¿Se ríe de Zhutian, o está de su parte? ¿Y tú?

Pantalla sucia, constantes fallos de renderización que producen segmentos poligonales de píxeles de colores maravillosos y un encantador ruido blanco de fondo.
El Lema de Wu: DIY, DRY.

 

COMENTARIOS DE VANGUARDIA

«En la región de las nubes espesas levanté mi cabaña,
En el polvo del mundo se pierden ya mis huellas, me alejo sin cesar.
No me preguntes cómo pasa el tiempo.
Ante mi ventana corre el agua del arroyo, en la cabecera del lecho me acompañan mis libros».

Li Kiu Ling

 

 

(((PIEZA 3 – Mothlight // Little Moth, Xue Chan, 2007)))

 

CRÍ(P)TICA

El origen: “Tengo una niña para ti”. Little Moth, la niña que da título al filme, es vendida por sus padres a un par de mendigos que la usan para pedir en la calle, en una provincia interior: Hubei. “Pequeña Polilla” tiene un tipo de enfermedad que le inhabilita las piernas, pero conseguirá escapar gracias a la ayuda de otro niño, al que le falta un brazo, también utilizado por un pedigüeño.

El Padre Chino: el Caballo Capitidisminuido del Capital (de nuevo, las tres c´s chinas). Como el sistema económico, irracional (sin objeto, sin fin, pura mediación), así el Padre: “Dinero, dinero, dinero, es lo único que tienes en mente”, le espeta la Madre al tipo que juega a ser Li Po.

Los Hijos Chinos: una pareja amputada, desmembrada, puesta del revés. El niño manco y la niña coja, a la que él lleva “a caballito”, en una huída hacia delante. El fondo del aire es rojo (pero es espeso, no se puede volar; se es cojo, la cometa no se alza): pero el horizonte es verde.

“Arte povera”, planos de observación y seguimiento, con actores no profesionales interpretando un papel que podía ser el suyo. Un fidedigno espejo en el que pueden reflejarse los desclasados, los sin futuro, la Generación Alta Disolución: la Otra China posible.

 

COMENTARIOS DE VANGUARDIA

«La fórmula de la transición de la economía planificada a la de mercado (el “milagro chino”), basada en la combinación de mano de obra barata, incentivos fiscales, inversiones en activos fijos y producción orientada al comercio exterior, margina a amplios sectores de la sociedad.

El deterioro económico y social de las zonas rurales registrado a principios del siglo XX en China, y la influencia de Occidente, acabaron con la histórica integración armoniosa entre las ciudades y el campo (el conocido como “continuum rural-urbano” chino, una tradición que pervivió durante miles de años).

Sistema hukou: más de 110 millones de trabajadores emigrantes rurales que hoy viven en ciudades y que se contabilizaron como población urbana en el censo de 2010 siguen siendo ciudadanos de segunda clase en su propio país. Su presencia en las ciudades no es “ilegal”, pero no son urbanitas con una residencia reconocida de modo oficial. Debido a ello, constituyen un grupo que sufre una clara desventaja en los principales ámbitos sociales. En particular, se les niegan las prestaciones y los subsidios estatales básicos de los que goza un residente urbano legal en relación con la vivienda, la educación y la asistencia médica. Esas personas, como ha dicho la politóloga Dorothy Solinger, están “poniendo en cuestión la ciudadanía en la China urbana”. Su lucha ejemplifica la dificultad de desmantelar el muro del “apartheid chino”».

 

(((PIEZA 4 – // Oxhide II, Liu Jiayin)))

 

CRÍ(P)TICA

Dispositivo: una mesa / una cámara con scope / un círculo de nueve puntos de vista (40º de diferencia cada uno). 133 minutos.

Los padres y la cineasta como actantes. Todo bajo el control de Beibei, Liu Jiayin, de 25 años. En la mesa se trabaja (mientras se pueda), se habla (sobre el trabajo) y se come (el fruto del trabajo). La película de Beibei está “trabajada”, como las de Michael Snow.

Cine-yo y cine-casa: Liu Jiayin, como Hara, Perlov, Berliner o Kawase, hace casa de sí misma. La casa, decía Bachelard, es un País Imaginario. Eso, para los apátridas, o los chinos, los sin com-unidad.

Ké=caracol. “Soy lenta. Pero acabaré”. Amasando dumplings, filmando una película. Lo importante es el gesto y el trabajo: cómo se corta el cebollino, cómo se pellizca una empanadilla. Que si esperas que el agua hierva, esta no lo hace.

Estética errónea y de la imperfección. Alta Disolución: en el HD no existe la línea recta euclídea. Su representación de la realidad es la adecuación y la corrección.

Frente a aquellos que defienden el cine químico frente al computacional debido a la introducción aleatoria o deseada del error (como dice Ben Rivers en el último número mastodóntico de Lumiére), Oxhide II, y el resto de los filmes procedentes de China, corrigen esa ideación. Los errores son nuevos, y son gratos: nueva libertad de errar.

 

COMENTARIOS DE VANGUARDIA

Liu Jiayin: «El talento no viene implícito en el formato. Es decir, pese a la democratización que supone el formato digital, los medios digitales permiten a los directores ser más arriesgados y atrevidos, filmar con menos dinero, pero lo importante es lo que cuentas y cómo lo cuentas».

JLG: «Ahora todo el mundo puede decir: “Yo hago cine”. Y la prensa añade por escrito: “Con las pequeñas cámaras digitales, todo el mundo puede llegar a ser cineasta”. Pues bien, amigos, llegad a serlo».

 

 

(((PIEZA 5 – Proyecto Escudo Dorado //

The Ditch, Wang Bing, 2010)))

 

CRÍ(P)TICA

“Es lo único que tengo de verdad en mi vida: paredes”

(el personaje de Houellebecq en El mapa y el territorio, de Michel Houellebecq)

 

La Muralla China (pared, muro, límite y censo) prefigura el Campo de Concentración. Convierte a China en un vasto Campo de Trabajo. Al oeste de las paredes, más allá del Escudo Dorado, se abre un mar inmenso. En el interior (ese ‘Inland Empire’ seco y horizontal como el desierto del Gobi), germinan los sueños “reaccionarios”: libertad, bienestar, amor. El amor, sobre todo, no cabe en la revolución, fuerza antinatural e inhumana. Viaja dentro de un seiscientos rojo –antes la pared, después la pared-. Detenido frente a un disco rojo. Los des-hechos en amor solo podrán materializar su comunidad de una forma: muertos, fijados como clavos en una muralla opaca, sin otro lado. Pero nada puede salvarte del Trabajo y/o la Concentración, excepto el Amor. China: pueblo eminentemente alienígena. La inversión de la Torre de Babel, como enseñaba Kafka, es la Muralla China, construida en dirección al centro de la Tierra. Wang Bing, cineasta y amante, realiza un trabajo ortésico des-comunal. Tras sendos documentos monumentales (Al oeste de los raíles, He Fenming), The Ditch es una ficción cruda como la carne de rata, sabrosa como degustar una vomitera. Bing es un “subproducto de la globalización”, invisible en su país, subvencionado por Cannes, Róterdam y ARTE: “Para esta película, insistí en que todo debía responder a la realidad; no se ha inventado ni añadido nada a la historia”. Pero también: “Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”.

 

COMENTARIOS DE VANGUARDIA

«En 1957, utilizando el poema Que cien flores florezcan, que cien escuelas de pensamiento pugnen entre sí, Mao Zedong animaba a la “crítica saludable” al Partido Comunista Chino. Los resultados sobrepasaron sus expectativas y se enviaron millones de cartas criticando el poder del partido, las condiciones de vida en China y la represión de los intelectuales. Mao detuvo la campaña solo seis semanas después, el 7 de junio de 1957, y más adelante muchas de las personas que habían hecho oír sus críticas fueron etiquetadas como “derechistas” y enviadas a campos de trabajo. (…) Entre 1957 y 1958, tras el período de las “Cien flores”, 3.000 de esos “desviados” políticos fueron sentenciados a permanecer en el Campo de Reeducación de Jiabiangou, en el desierto del Gobi. En 1960 los supervivientes fueron enviados al campo anexo de Mingshui.

YouTube, Facebook y Twitter están prohibidos en China, numerosas páginas web están bloqueadas y compañías como Google han recibido críticas por transigir con las exigencias censoras del gobierno chino. Existe, sin embargo, una versión china de Twitter bastante extendida y diversas técnicas (servidores proxy fuera de China, software o estrategias para eludirla) que permiten a los usuarios romper la “Gran Muralla Cibernética China”, el gran firewall chino (nombre oficial: “Proyecto Escudo Dorado”, inaugurado en 1998), y tener acceso a Facebook y otras webs bloqueadas».

 

(((PIEZA 6 – “Desorden y condolencias de mi otra mitad en público” // In Public, Jia Zhangke, 2001 / Disorder, Huang Weikai, 2009 / Condolences, Ying Liang, 2009 / The Other Half, Ying Liang, 2006)))

CRÍ(P)TICA

Raudos y sucintos, en mezcla y “desorden”. El dogma de Vertov: filmar en la calle, la vida de repente, “en público”. Como Jia, la ruina del lugar y la gente pasar. Filmar lo grande y lo pequeño, el viento en el cielo y el suelo y la tierra. Filmar el azul y el rojo. Mezclar en batiburrillo. 1.000 horas de más de una docena de filmadores para componer una sinfonía urbana dodecafónica de 50 minutos, con accidentes, policías, cerdos y un zepelín. Filmar el zepelín: el accidente original, producido con la semilla de la destrucción (Paul Virilio dixit). Una ruina que crece y vuela. “Condolencias” tras el accidente de la lluvia, tras el tránsito a la oscuridad: conmociones por lo confeso. Perdón por molestar, diría Martín Romaña, molestando. Perdón por acomodar la nada y el viento. También, a veces, como un gato tirado al sol, “mientras la otra mitad” se ennegrecía, como en el interior de un cuerpo.

 

COMENTARIOS DE VANGUARDIA

FORMA DE ESTADO: República socialista unitaria y multinacional.

SISTEMA DE GOBIERNO: Democracia popular del partido único (Partido Comunista Chino PCCh).

MUJERES EN EL PARLAMENTO: 21,03%.

USUARIOS DE INTERNET: 389.000.000.

TELÉFONOS MÓVILES: 747.000.000.

5 MEJORES EMPRESAS: Industrial & Comercial Bank of China (5 en la lista Forbes de las 2.000 mejores empresas del mundo), PetroChina (12), China Construction Bank (17), Bank of China (22), SINOPEC – China Petroleum (45).

ETNIAS: Han (83,75%), Chiang (1,27), manchú (0,84), hui (0,77), miao (0,70), uigur (0,66), tuchia (0,63), yi (0,61), mongoles (0,45), tibetanos (0,43), otros (9,89%).

 

«Hoy, gran parte de la despensa del norte de China corre peligro de vaciarse mientras que, según estudios del Banco Mundial, China puede jactarse de poseer 20 de las 30 ciudades más contaminadas del mundo, debido en gran parte al uso de carbón a gran escala. Como consecuencia de la desigualdad, de la corrupción gubernamental y de los desastres ecológicos, China sufre ahora decenas de miles de “incidentes multitudinarios” (o sea, protestas) al año, según las estadísticas recopiladas por la Oficina de Seguridad Pública del propio gobierno».

 

(((PIEZA 7 – “La búsqueda o El shock de lo abierto” // The Search, Pema Tseden, 2009)))

CRÍ(P)TICA

Origen: búsqueda de la luz del sol espejada en las hojas de los árboles. George Méliès “flipa” (del francés, girar, como un trombo) viendo las películas de Phil Solomon. También, búsqueda ortológica de las propias raíces, de la memoria de Uno: la reminiscencia eterna de un viejo amor, de “un sueño inalcanzable”, como el jefe de la expedición en el Tíbet que acompaña al director de cine, buscando intérpretes sobre una vieja obra (raíz, memoria, amor) llamada Drine Kunden, como la propia cantante que encuentran, el rostro tapado, el amor y la cabeza perdidas. Acefalía por la imposible reapropiación del origen, el corazón, la memoria o la tierra. La búsqueda de la propia película. Fenomenología esférica I: líquenes y burbujas. Teoría de la sedimentación mnemotécnica y de la burbuja autógena. Burbujas (el jefe, la joven, la China, el Tíbet, el coche): pura periferia, pura exterioridad, fina “película” que tantea la disolución. Sobreimpresión y difusión históricas. Dispositivo kiarostámico del cochematógrafo como teletransportación de burbujas autógenas tardorománticas.

 

COMENTARIOS DE VANGUARDIA

«Antes de 1951, Tíbet fue de facto un reino independiente y, a diferencia de lo que sostiene la versión oficial china, ya había experimentado un proceso de modernización y cambio social. Durante 20 años, ha existido un creciente consenso acerca de que la independencia del Tíbet, aunque apoyada por muchos tibetanos –en particular, por los residentes en el exterior (unos 110.000 de una población de seis millones; la mayoría, en India)- constituye un sueño inalcanzable. Todas las grandes potencias y los vecinos de China, incluida India, han aceptado la soberanía de la RPC sobre Tíbet. Por esa razón, ya en 1988 (en su discurso de Estrasburgo) el dalái lama abandonó toda reivindicación de independencia, cediendo la política exterior y la defensa a Beijing y solicitando al Gobierno chino la concesión de una amplia autonomía en la línea de la fórmula “un país, dos sistemas” aplicada en Hong-Kong y Macao».

 

 

(((PIEZA 8 – “chaiqian (demolición y mudanza)” // Jalainur, Zhao Ye, 2008)))

 

CRÍ(P)TICA

Humare, la palabra latina para enterrar, está en desuso. La nueva palabra es demoler. Demoler, demolición, ni rastro. Demoler para que nada pueda ser visto”.

(John Berger)

El acabamiento de la metafísica de la traza, en un sampleo de Heidegger con Daney. O la política chaiqian (“demolición y mudanza”) con que se siega y secciona la memoria de unos y la historia de otros, convirtiendo la casa y el cuerpo en un no-lugar cadavérico. Un ave colgando fenecta al fin de Jalainur (“lago grande como el mar”) o un pez que flota sin vida, los ojos colgandelos, como signos: porque, quizá, cierta muerte (del ojo) guarde en sí una nueva visión, su inversión descentrada, desviada, multiplicada: la demolición de la muralla, la pared, el Escudo Dorado… La benigna contaminación o el virus bondadoso, haciendo aquí scratch con el Burroughs de La revolución electrónica (La revolución digital (djJR remix)). Nomadismo obligatorio, subproducción global. Ningún lugar donde ir. Ni en moto, ni en tren. Viajeros en tránsito, portátiles, si acaso renacidos o neonatos. Fin, separación, acabamiento, demolición: o los dos amigos que se separan, tras abandonar su trabajo y su vida en una estación desmantelada, cerrando un círculo con los dos amigos desesperados de Unknown Pleasures. Formas de vida que se extinguen, en un proceso de melancolía en azul cerúleo y obsidiano. Hecho película, con trenes que van y vienen, en el más magnifico y profesional HD que se ha visto a lo largo de toda la retrospectiva. Un tren que se va y no vuelve. China, la Vieja China, la Nueva China, la Otra China. Cuando China despierte…

COMENTARIOS DE VANGUARDIA

La contaminación gana terreno.

La contaminación derivada de la ingente actividad industrial es uno de los problemas más acuciantes con que se enfrenta China. Además del aire (uno de cada tres urbanitas respira aire contaminado) y el agua, los elementos nocivos afectan especialmente al arroz, uno de los componentes básicos de la dieta de la población.

BEIJING: La conurbación (unos 17 millones de personas) es una de las zonas más contaminadas del planeta. El nivel de contaminación atmosférica llega a ser cinco veces mayor que el de los estándares de la Organización Mundial de la Salud.

LISHI Y SHENFU: Niveles de plomo no autorizados en los arrozales.

ZONA MINERA DE DAYU: Presencia de cadmio por encima de los niveles de referencia en la orina de los habitantes de la zona.

WANSHAN: Los habitantes de la zona absorben 343 microgramos de mercurio a la semana.

DEYANG: Registro de entre dos y diez veces más en los niveles de referencia de cadmio en el arroz y el trigo que se consume en las zonas de Mianzhu y Shifang.

ZONA MINERA DE FENGHUANG: Registros de elevada contaminación de plomo y arsénico. Niños afectados en la ciudad de Longchang.

MATERIALES

CHINA HD (HIGH DISSOLUTION)

Papel:

La Vanguardia, La Vanguardia Ediciones, S.L., dossier n.º 28, julio/septiembre, 2008 y n.º 40, julio/septiembre, 2011.

Poesía China: del siglo XXII a.c. a las canciones de la revolución cultural, Alianza Editorial, 1973.

REYNAUD, Berenice: Sombras Digitales (Cine chino de última generación), Festival Internacional de Cine de Donostia/San Sebastián, 2011.

Diario de la 59ª edición del Festival de Cine de Donostia/San Sebastián, n.º 5, martes 20 de septiembre, 2011.

Melo:

Tim Hecker, Mirages (“Acephale”), 2004 (Pieza n.º 7).

Djivan Gasparian, I will not be sad in this world, 1989 (Pieza n.º 8).

Filme:

E. J. Marey, 400 films cronopotographiques (1890-1905).

Prótesis:

Harinezumi 2 (designed in Japan / made in China).